Ensayos de Mutagenicidad

Los ensayos de genotoxicidad cubren los tres niveles de efectos genotóxicos: los efectos sobre el ADN, las mutaciones genéticas y las aberraciones cromosómicas. Los ensayos in vitro se realizan generalmente sobre dispositivos de contacto prolongado o permanente con mucosas, hueso, dentina, tejidos o sistema circulatorio, incluyendo los siguientes test:

  • Mutaciones reversas (test de Ames).
  • Test de aberraciones cromosómicas.
  • Test de mutaciones génicas usando células de linfoma murino.
  • Test de micronúcleos en eritrocitos mamíferos.

Antes de introducir en el mercado cualquier sustancia química nueva, hay que garantizar su inocuidad genotóxica. El test de Ames, corresponde a una prueba genotóxica que se utiliza para evaluar el potencial mutagénico que puede presentar un compuesto químico, por ejemplo pesticidas, usando el método de incorporación directa (con y sin activación metabólica).

Es fundamental a nivel de seguridad internacional, identificar las sustancias capaces de inducir mutaciones. De esta forma, es posible analizar la estabilidad del material genético de la bacteria frente al compuesto de prueba al someterla a un medio selectivo, lo cual se analiza observando el cambio de color en el medio de cultivo, el que pasa de morado a amarillo si es que se presenta mutación en el ADN de la bacteria.